26 febrero, 2024
Salud

Puede que tu vida se parezca a la mía 

No hay un sólo camino

Siempre me apasionaron los deportes, pero en edad de secundaria, me agitaba cuando corría, se me cerraba la garganta con el humo, la niebla, se inflamaba y dolía muy seguido. Movía muy poco el vientre, la base de la alimentación era carne, lácteos, chocolatadas, verduras cocidas, ensaladas, arroz, fideos, pan, galletas, frutas.

 

Lo que come todo el mundo, sin frituras. Sin alcohol, sin gaseosas. A los 19 años me casé, quedé embarazada, y la sequedad de vientre se recrudeció. Lo destaco porque es importante. Por guardar toxinas la artrosis creada comenzó a endurecer las articulaciones del cuello, causando mucho dolor. Luego la cintura, en la zona lumbar, tanto que me costaba alzar a mi segundo hijo, muy gordito. Los años pasaban y el dolor aumentaba, tanto que no podía dormir en la cama. Debía ayudarme para girar la cabeza o la cadera. Seguía evacuando con mucha dificultad, y la espalda no sólo dolía, sino que aparecieron hernias. Las que se inflamaban con los esfuerzos mal hechos y quedaba “ torcida”, sin poder enderezarme por varios días. El médico me hacía tomar miorelajantes para poder dormir, y me mandaban a hacer yoga o natación.Por falta de dinero y de tiempo para poder concurrir siguió pasando el tiempo hasta que en la primera resonancia magnética el profesional me dice: “tienes hernias de disco, te vas a quedar paralítica”.Tienes que operarte porque sino te vas a …y después olvídate de…

A partir de ese momento tomé las riendas de mi cuerpo, consulté con otro profesional particular, y me dijo “venís a hacer la gimnasia que hacemos aquí”.  Sin saber qué hacíamos, todos hacíamos lo mismo, era Tai Chi. Volvía feliz caminando a mi casa. Mis hijos adolescentes se reían, decían “mamá está loca, habla con las plantas” ja ja. En el patio de casa, mirando un jazmín, repetía los ejercicios que había aprendido. Así sin darme cuenta cambié el rumbo de mi vida para siempre. Agradezco de corazón al destino que me fue llevando por cada uno de los profesionales hasta que encontré mi propio camino. Sólo un mes fui a las clases en la clínica porque comencé a practicar y luego a estudiar este maravilloso arte en la Escuela Ta Chen, con la Maestra Mi Ja Kim a quién debo todo. Al sentir las transformaciones en mi cuerpo, comencé a estudiar y profundizar más de lo que debía rendir, aplicando en mi persona, en pacientes, a partir de la relajación, llegar al bienestar. Pero la vida me fue dura, y no bastaba sólo relajarme, debía fortalecerme, porque las separaciones, el duelo, el robo, viajes, falta de trabajo. Todo dolía mucho, pesaba, y muchas veces debía buscar, en analgésicos y vitaminas farmacéuticas, la fuerza que me faltaba. Comprendí, con el tiempo, que con la perseverancia, el Chi Kung y I Chuan, me habían fortalecido . Que no estaba tomando nada. Que no me quedaba torcida más, que dormía tranquila, que tenía mejor la piel, el semblante, que me había cambiado la energía, me despertaba temprano descansada, que estaba lúcida, que se mejoró la memoria etc. Este era el camino que debía seguir…

Las alergias continuaban, haciendo sarpullido en el cuello la cadenita, en las orejas, los aritos, se hinchaba la boca, el ojo, parecía una caricatura. Un día un sobrino me regala un libro de otro Maestro, Néstor Palmetti, “Cuerpo Saludable”. Con él aprendí lo que me estaba faltando en tema alimentación. Dejar los lácteos y cambiar desintoxicándome.  La Trofología, alimentación detox, cruda, row, viva, vegana, licuados, caldos, brotes, fermentos, clorofila, etc. El camino nos trae lo que necesitamos. Director del Espacio Depurativo, autor de varios libros, dá conferencias, es actual. Así, desde que comencé con el Tai chi chuan, los masajes, el cambio en la alimentación, la energía cambió mi vida.

Me acercó a gente que busca lo mismo, hasta llegar a ser amigos, a continuar con el deporte, equilibrio emocional, físico, fortaleza, ayudar, aliviar, mejorar, perfeccionar, seguir abierta a aprender todo lo que sume en este bienestar natural, estar atenta en brindar bienestar, en transmitir experiencias para mostrar que no hay un sólo camino, que no importa la edad,  que la alimentación diaria es fundamental, que las meditaciones y prácticas desde el Wushu, artes marciales chinas internas,  como el  Tai Chi Chuan, Chi Kung, hacen lo demás, se funden con uno de tal manera que fluyen por dentro ordenando lo físico, lo emocional, lo espiritual, conectando todo con todo y fortaleciendo .

Me alegra muchísimo ver cómo mejoran los alumnos que llegan con dolores, acidez, nerviosismo, falta de seguridad, falta de movilidad, con artrosis, hernias, y todo va desapareciendo. Y en cambio aparecen los dones naturales, la expresión de ese don que cada uno trae y que desarrollan con todas sus fuerzas y felicidad. Así el trabajo no es trabajo pesado, se hace con placer. Dejan de hablar de salud para dedicarse a sus temas preferidos, sus oficios.

Esta Filosofía de Vida marca un camino de vida ordenado, prolijo, sencillo, sin lujos, tranquilo. Desacelera el tiempo, hace disfrutar del cielo, del aire, del sonido de los árboles, del canto de aves, de la caricia a una mascota, el aroma del pasto recién cortado o regado. De las risas de los niños, de una hermosa melodía, tranquila o movida, del sabor de una fruta dulce y jugosa, en fin. Gracias por leer, que estés bien, vos y todas las generaciones que lleven tus genes. Déjales un mundo mejor. Océanos, ríos y lagos con agua cristalina y que se pueda beber, alimentos que crezcan en cualquier lugar público, que nadie tenga hambre, que no sacrifiquen más a los animales, tratándolos como esclavos.                                                                                    Deseo que mis palabras lleguen a quién las necesite, estén dónde estén, hoy o en el futuro, que hagan bien y aprendan a utilizar la energía que mantiene encendida la luz de la vida.

Por Emilia Medina

Related posts

Los laboratorios presentes en Diputados aclararon algunas dudas

Francisco Grillo

El Gobierno porteño y el Suterh firmaron un convenio de “asistencia solidaria” a mayores de 60 años

Francisco Grillo

Vizzotti, sobre la tercera ola: “menos fallecimientos con tres veces más de casos”  

Francisco Grillo
WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder sus preguntas. ¡Pregúntenos cualquier cosa!
Hola cualquier consulta estamos para ayudarte