21 julio, 2024
Ciudad

Esta semana se concretaría la reapertura de la tradicional confitería La Ideal

Se recupera, después de seis años cerrada, un lugar simbólico del Buenos Aires de todos los tiempos. Nos referimos a la confitería La Ideal de la calle Suipacha, entre avenida Corrientes y Sarmiento. Había comenzado sus actividades “ayer nomás”, en el año 1912, fundada por el español Manuel Rosendo Fernández.

Acompañando a los porteños y turistas durante más de un siglo, siempre fue un pedacito de Buenos Aires para disfrutar en sus variadas opciones. Situada en pleno centro y en un maravilloso edificio, funcionó a plenitud hasta su cierre, hace seis años, para poner en valor esa propiedad de características únicas. Realmente el desafío de la remodelación de la confitería fue muy exigente.

Hablamos de una  edificación muy lujosa y con un equipamiento de mobiliario, iluminación y elementos decorativos, de gran contenido artístico. Fueron restaurados por especialistas relevantes, todo el mobiliario, mármoles, rejas, vitrinas, las arañas francesas, la boiserie de cedro, el cielorraso colmado de detalles con dorados a la hoja, vitrales italianos o bronces. Entre otras maravillas que son parte de este valioso testimonio de la historia de la Ciudad. Las sociedades más desarrolladas del mundo, tienen el criterio sabio de conservar los elementos arquitectónicos a través de los años.

Esto no significa retroceder en el crecimiento. Son los espejos donde se refleja de dónde venimos y porque estamos presentes en este momento de la historia. Además, son atractivos turísticos fundamentales. Simplemente, debemos darnos una vueltita por Europa y otros continentes para visualizar el valor que se le da, a todo lo que representa mostrar los testimonios, desde donde se construyó el presente.

Cada uno de los elementos de esta obra de recuperación, ha demandado especiales cuidados y recurrir a los restauradores más importantes. Como ejemplo, María Paula Farina Ruiz, de reconocida experiencia en la restauración. Se ocupó de manera especial, en las tareas necesarias para rescatar la maravilla de los vitrales del techo. Hay varias confiterías como Del Molino, Las Violetas, Tortoni, La Giralda y La Puerto Rico, en la misma línea que La Ideal.

Guardan dentro de sus paredes, pedacitos representativos del paso del tiempo entre los elementos cotidianos y las generaciones de personas que fueron ocupándolos. Mientras vivenciaban el espacio de tiempo que les tocó transitar por estos suelos. Por esa razón, no se debe dejar de reconocer la tarea desarrollada para ir recuperando cada una de las partes, de las cientos y miles que integran este edificio. De forma minuciosa y responsable.

Toda la boiserie de cedro que recubre las paredes del salón más importante, necesitó para quedar impecable, que fuera desarmada por completo. Todas las maderas fueron pulidas y recibieron un tratamiento especial con ceras calientes. Diez personas se dedicaron a esta tarea. Les llevó un año realizarlas.

Es necesario, enterarse de estos detalles, para valorar la dedicación, el tiempo, el conocimiento y el costo que constituye la ejecución de una obra tan compleja como esta. Es para que sea valorada como tal. En definitiva, un gran trabajo se ha realizado. Los vecinos y turistas, muy pronto podrán visitar el lugar y encontrarlo con el mismo esplendor que tuviera en sus mejores tiempos.

Por Francisco Grillo

Related posts

La ciudad entra en la fase de distanciamiento social responsable

Francisco Grillo

  La ciudad lanzó el programa “Mayores Cuidados” para la asistencia por voluntarios

Francisco Grillo

La Ciudad está realizando una encuesta con inquilinos para apoyarlos en sus demandas 

Francisco Grillo
WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder sus preguntas. ¡Pregúntenos cualquier cosa!
Hola cualquier consulta estamos para ayudarte