21 julio, 2024
Salud

 Equipo de traslado para pacientes con COVID-19 fabricado en Argentina

Cápsula Esperanza

Realmente, si de algo podemos sentirnos orgullosos es del personal sanitario. Son los que están en la primera línea del frente de batalla para contener al enemigo con forma de virus. Como en los conflictos bélicos, también en esta pelea, se juegan la vida.

Hablamos de todos en general, tanto los médicos, técnicos, enfermeros y personal de mantenimiento. Tienen un especial sentido de la solidaridad y de la sensibilidad de hacerse cargo de los enfermos, tratarlos y cuidarlos. Todo esto está relacionado con el hecho de contactarnos con un personaje muy especial. Se trata de Ezequiel Duré, enfermero que se desempeña en la clínica Privada Ciudad, en Ciudad Evita. Apasionado por su profesión y comprometido a full con su actividad, al ser parte de la emergencia que todos vivimos, pero algunos como en este caso, desde más cerca. En el campo de batalla.

Tuvo la inquietud de captar la necesidad de un elemento vital para el traslado de pacientes infectados con el COVID-19. Se dedicó a investigar y encontró la oportunidad de obtener los planos de un producto que se fabrica en México. Así nos comenta Ezequiel como comenzó a desarrollar, con ayuda de sus compañeros de trabajo, la cápsula de traslado junto con un equipo de intubación segura: “La cápsula de traslado es un invento que ya existe, lo que hice fue adaptarla para poder utilizarla en el lugar en que trabajamos. Pude obtener los planos de fabricación y ver el sistema en un modelo que actualmente utilizan en México. Lo que hice fue usar los materiales que teníamos disponibles porque empezamos a realizar este proyecto cuando comenzó la pandemia. Y, como la mayoría de los locales estaban cerrados, la idea era desarrollarla con lo que teníamos”.

Es un equipo portátil que mantiene totalmente aislado al paciente. Toma aire del exterior y lo expulsa a través de un filtro que impide el paso del virus hacia afuera. Luego de utilizado se desinfecta, y se deben cargar las baterías por unos 30 minutos. Tiene una autonomía de seis horas. Otra de las ventajas es la accesibilidad en cuanto al costo. Es para destacar la actitud de Ezequiel al n o per4seguir el más mínimo interés comercial, solamente contabiliza los gastos en materiales. Empleó unos doce productos con un costo de $ 12.000,00. Así lo cuenta: “Si uno los busca en el mercado, rondan los 2.000 dólares. Nosotros logramos hacerlo con un presupuesto de entre 11.000 y 12.000 pesos. Esto lo hago a voluntad, es mi aporte para manejar esta pandemia. Entonces, la idea es que se difunda, porque hay posibilidades de hacerlo a bajo costo, respetando siempre, ciertas normas y cuidados. Cualquier persona capacitada en herrería lo puede hacer y van a ser muy bienvenidos en las instituciones de salud, porque son muy útiles y hacen la diferencia en la calidad de atención que se les brinda a los pacientes”.

Entrando un poco en la descripción de la función del equipo nos explica sus características: “Su función es evitar que el aire contaminado salga cuando estamos trasladando a los pacientes con COVID-19. Posee un sistema de presión negativa que hace ingresar el aire por medio de una turbina hacia adentro de la cápsula. Y, luego, sale hacia un filtro de virus y bacterias, que se utiliza en sistemas cerrados de asistencia respiratoria mecánica y luego se destruye. El aire se filtra allí y sale limpio, sin partículas de virus. Esta es la ventaja que tiene el equipo: permite no contaminar el ambiente donde se desplaza el paciente, ya sea en la ambulancia o en los pasillos de la institución”.

Comenzó hace un mes a fabricarlo y actualmente el primer equipo está disponible en la clínica Privada Ciudad, en Ciudad Evita, donde trabaja Ezequiel Duré. Mientras que hay otro en preparación para el Hospital Interzonal General de Agudos Eva Perón (ex Castex), del partido de San Martín. En esta instancia sucede lo que así nos relata Ezequiel: “La repercusión que los medios le dieron al dispositivo que pudimos montar en un primer momento, impulsó a dos vecinos, los  herreros Daniel y Don Rolo, a disponer su taller, sus conocimientos y habilidades, para poner a punto el equipo que se está preparando  para entregar la próxima semana al hospital Castex,  al que han bautizado con el nombre Cápsula Esperanza, con el anhelo de que todos los pacientes que sean trasladados en ella, puedan recuperarse pronto e irse del hospital caminando”

 Además, contó con la colaboración de Diana Santa Cruza, la supervisora de su servicio, quien consiguió el financiamiento del proyecto. También mencionó a Shirley Rojas, otra compañera que lo ayudó mucho en la búsqueda de los materiales necesarios. Nos despedimos de él con sus últimas declaraciones, que hablan de la calidad humana de este solidario profesional de la enfermería que también nos muestra cual es el camino con sus declaraciones: “La situación de crisis nos ha hecho reflexionar como sociedad, y ha sacado a relucir la solidaridad de una gran parte de nosotros, veo amas de casas confeccionando barbijos para donar y con las mismas ganas preparando alcohol en gel. Muchísimos otros poniendo el cuerpo en las ollas populares para que no le falte a nadie qué comer. Esto es una clara evidencia de que podemos salir de este mal momento si nos mantenemos unidos y siendo solidarios”.

Por Francisco Grillo

Related posts

La Ciudad habilitó la inscripción de los chicos de 12 a 17 años para iniciar su vacunación

Francisco Grillo

COVID-19: El balance sanitario de la última semana registra algunos índices alentadores

Francisco Grillo

En la semana del 18 al 25 de diciembre se estabilizó el aumento de contagios por COVID-19

Francisco Grillo
WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder sus preguntas. ¡Pregúntenos cualquier cosa!
Hola cualquier consulta estamos para ayudarte