18 junio, 2024
Ciudad

El bar Los Andes, uno de los más antiguos de la Ciudad debe cerrar sus puertas

(Foto Laura Valerga) Es uno de los denominados Bares Notables, distinguido de esa manera en el año 2013. En consideración por toda la historia que encierra en el interior del local. El bar Los Andes se ve obligado a dejar de funcionar porque no concurre la cantidad necesaria de clientes como para sostenerlo.

La calificación de “Notable” para los bares, fue establecida por la Ley N°35, aprobada en 1998 por la Legislatura porteña. En estos momentos, esa distinción distingue a 92 locales tradicionales de la Ciudad. A partir del año 2014 fue sancionada la Ley N°5213 que beneficia con una promoción para los Cafés y Bares Notables porteños, por la cual quedan exentos del pago de Ingresos Brutos. Es una ayuda pero no alcanza para que sea sustentable si la clientela no concurre. La gente de la zona se lamenta por el cierre de este emblemático local, pero no concurrían.

Así se pierde un pedazo importante de la historia del barrio de Palermo. Desde su fundación, en el lejano año 2014, en el mismo lugar de siempre, Scalabrini Ortiz 1316, entre Gorriti y Cabrera, fue un rincón icónico de los vecinos de este populoso barrio. Lugar de encuentros y reuniones habituales. El famoso café del barrio donde se reunían las viejas muchachadas. Donde se discutía de política, futbol, boxeo y lo que se cuadre. Cada uno contaba sus andanzas, eran bares casi exclusivos de hombres, por aquellos tiempos.

Los relatos eran fantásticos y fantasiosos. Todos eran héroes que ganaban todas sus batallas. Y a las mejores minas. Hacían los mejores goles o se peleaban con tres o cuatro y les llenaba las caras de dedos. Un tipo de local “machista” como ahora se lo calificaría. Tenía atractivos muy potentes, como las mesas de billar y de pool. También se acostumbraba a jugar a las cartas, donde el truco, mus o chinchón eran los protagonistas principales. Sin olvidarnos de los dados.

Fueron momentos que jamás olvidarán los que los vivieron. Los domingos a la mañana, los “muchachos que usaban gomina”, se  reunían con sus amigos para tomar el clásico vermouth como aperitivo de la comida suculenta que los esperaba en los hogares con la pasta del domingo, infaltable en el programa: que consistía, en primer término, del vemouth en las mesas de la vereda disfrutando del solcito y charlando con los amigos.

Llevaban a los sobrinos o hijos, a los que les ofrecían una Bilz, Crush o una Bidou, pero que no dejaban de picar de los platitos que les servían a los adultos. A eso de las 13 horas, el regreso a la casa. Donde antes de entrar se podía oler la salsa de los fideos o ravioles con estofado. Luego, el corolario final, a la cancha a ver los partidos del equipo de cada uno. Ese era el Buenos Aires de entonces. Un testigo de todo eso se cierra, con todo su patrimonio histórico. Quizás tenga la misma suerte que otros Bares Notables, a los cuales algún empresario logró salvarlo del olvido.

Por Francisco Grillo

Related posts

Del Libertador, se convertirá en la arteria compartida que unirá Retiro con Vicente López

Francisco Grillo

Se presentó en la Ciudad el plan “El Futuro de la Ciudad”, para el desarrollo de nuevos proyectos

Francisco Grillo

El 19 de abril se inicia la 23° edición del BAFICI en 15 sedes y más de 290 películas en exhibición

Francisco Grillo
WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder sus preguntas. ¡Pregúntenos cualquier cosa!
Hola cualquier consulta estamos para ayudarte