noviembre 29, 2021
Salud

OMS: liberar patentes para una distribución equitativa de vacunas y control de la pandemia en el mundo

Desde unos meses atrás, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), está insistiendo con imponer, en la comunidad internacional y la industria farmacéuticas en particular, la idea de liberar las patentes de las vacunas. Eso conduce a poder distribuirlas a todos los países del mundo para lograr el control definitivo del virus de la COVID-19.

El objetivo de terminar con la circulación mundial del virus es el que mueve a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Debe ser combatido en todos los rincones del planeta. La interconectividad es la realidad vigente en el mundo moderno. Esta circunstancia, nos coloca a los humanos, en una situación muy diferente a lo que sucedía en épocas de anteriores pandemias. Ahora el mundo está totalmente interrelacionado. Se acercaron las distancias. Es una alternativa habitual que se viaje de país en país por una diversidad de cuestiones.

El tráfico de viajeros entre los países es algo cotidiano. Por esa sencilla razón se transmite con tanta facilidad este virus y podría hacerlo cualquier otro que aparezca. Los transmisores de enfermedades, viajan en avión, mayoritariamente. Para este medio de transporte no hay distancias límites. En pocas horas se pasa de un continente a otro. Así lo hacen las enfermedades. Esa es la razón por la cual la OMS, a través de su Director General, pone el énfasis en considerar que hay un problema que debe ser superado para terminar con la pandemia.

Los países más desarrollados son los que producen las vacunas. Es lógico que las distribuyan entre ellos, de manera prioritaria. Pero no es suficiente. En este tipo de pandemia, nadie se cura solo. Se puede erradicar la misma, con una alta tasa de vacunación en un país o región. Pero si no se la combate en algunos de los lugares con menos recursos, que es lo que está sucediendo, en algún momento rebrotará en aquellos donde fue controlada. Por esa razón, la lucha debe proseguir en todo el planeta. No hay otra manera de terminar con el virus. Los laboratorios productores de las vacunas, en general, son reacios a compartir patentes para que se pueda fabricar en otros países, multiplicar la producción y lograr abastecer a la gran mayoría de la población.

El etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director de la OMS, lo dice de esta manera. “Los fabricantes deben priorizar y cumplir sus contratos con COVAX como una cuestión de urgencia y ser mucho más transparentes. Deben compartir conocimientos, tecnología, licencias y renunciar a los derechos de propiedad intelectual. No estamos pidiendo caridad; estamos pidiendo una inversión de sentido común en la recuperación global. COVAX tiene el dinero y los contactos para comprar vacunas. Lo que no tenemos es ninguna visibilidad sobre cuándo entregarán las fabricantes”.

Está hablando en particular por la falta de abastecimiento para que COVAX pueda asistir a los países con menores recursos que viene muy atrasados con la vacunación de su población: “Los países de ingresos altos y medianos altos han administrado casi la mitad de las vacunas de refuerzo que el número total de vacunas administradas en los países de ingresos bajos. La tasa de dosis de refuerzo en los países de ingresos altos se está acercando a la tasa de dosis primaria de los países de ingresos bajos”. Pero lo mismo puede aplicarse para otros, como el nuestro, que dependieron de las entregas para disponer de las dosis necesarias para inmunizar a sus ciudadanos.

Se han perdido muchas vidas por la lentitud para lograr el objetivo. Si nosotros hubiéramos dispuesto de más cantidades de dosis, en los tiempos en que se estaba propagando la transmisión, cuando se llegó a los picos, nos hubiera encontrado más protegidos y seguramente, muchos de los que fallecieron se hubieran salvado. Eso pasó en muchísimos países. Estamos hablando de vidas de seres humanos. Ni más ni menos.

Lo más valioso de la Creación”: “Esta injusticia cuesta vidas y medios de subsistencia y solo prolonga la pandemia. En 10 días, 20 personas con la capacidad de cambiar eso se reunirán en Roma, los líderes del G20. De aquí a entonces, se producirán aproximadamente 500 millones de dosis de vacunas, esa es la cantidad de dosis adicionales que necesitamos para lograr nuestro objetivo de vacunar al 40% de la población de todos los países antes de fin de año”. Termina manifestando el Director General de la OMS.

Por Francisco Grillo

Related posts

La Ciudad ensaya combinar la Sputnik con otras vacunas para inocular la segunda dosis

Francisco Grillo

Los laboratorios presentes en Diputados aclararon algunas dudas

Francisco Grillo

Día de la Tierra: La pandemia mundial del coronavirus y la salud de nuestro ecosistema

Francisco Grillo

Leave a Comment

WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder sus preguntas. ¡Pregúntenos cualquier cosa!
Hola cualquier consulta estamos para ayudarte