Ciudad

Larreta, anuncia los cuatro pilares de la estrategia sanitaria   

En la mañana de hoy, jueves 8 de abril, el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos aires, Horacio Rodríguez Larreta, se dirigió a los porteños para anunciar las nuevas medidas que se tomarán en la Ciudad para frenar el avance de la segunda ola de contagios del COVID-19.

Junto a Larreta, estuvieron presentes el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli; el jefe de Gabinete, Felipe Miguel; la ministra de Educación, Soledad Acuña; el ministro de Salud, Fernán Quirós, y el secretario de Transporte y Obras Públicas, Juan José Mendez. Comienza, el Jefe de Gobierno, con un análisis de la situación de emergencia en la que nos encontramos, comparando con la última conferencia brindada hace unos diez días cuando todavía no había crecido la segunda ola: “Es la confianza en la acción colectiva lo que nos va a impulsar a salir adelante. Estamos transitando una segunda ola de contagios que se ve reflejada en todos los indicadores. Cuando nos reunimos acá hace diez días teníamos un promedio de 1.000 casos por día, hoy estamos en los 1.900. Eso supone un R bien por encima de 1. Y el porcentaje de ocupación de camas de terapia intensiva pasó del 30% al 40% de su potencial”.

Es bien clarito el problema en el cual estamos entrando. Debemos comprenderlo todos porque no hay forma de salir de esta emergencia sin la participación de todos. Cada uno en su función. Lo que nos toca a los ciudadanos es extremar todos los cuidados recomendados por los protocolos correspondientes. Barbijos, distanciamiento, no participar de reuniones de más de diez personas en lugares cerrados, ventilación adecuada, sanitizado, aseo de manos y ropa. Circular lo menos posible de acuerdo a los protocolos implementados. Las autoridades de la Ciudad, Provincia y Nación trataron, dentro de lo posible, consensuar criterios parecidos.

Con las diferencias aceptables, debieron ejercer el equilibrio entre las ideas de cada uno para arribar a medidas bastante similares para manejar la salida de esta situación de emergencia. Larreta lo interpreta de esta manera: “La búsqueda de todos los equilibrios, entre las necesidades de cada uno, se sustenta en la confianza que hemos construido entre todos. Es una confianza que nos permite estar seguros que cada uno va a ser todo lo posible para cuidar al resto y para garantizar que las actividades abiertas puedan seguir funcionando. No es el miedo lo que nos va a hacer cambiar nuestras costumbres, es la acción colectiva, es tener un camino común y la convicción de que trabajando juntos vamos a salir adelante”. Siempre cuidando de no relajarse en mantener las recomendaciones necesarias. Es una carrera cuyo recorrido o desafío consiste en alcanzar la vacunación del segmento de personas de mayor riesgo, antes de que los pueda alcanzar la ola de contagios.

Esa parte de la población está integrada mayoritariamente por el personal de la salud y los adultos mayores de 70 años. Hacen un total de 1.200.000 millones de personas. Son los más vulnerables o los más expuestos. Comparando con las posibilidades en que se encuentra el distrito respecto al inicio de la pandemia, Horacio lo ve de esta manera: “Hoy, respecto del inicio de la pandemia, estamos mejor preparados en la Ciudad. Hemos fortalecido el sistema de salud, hemos readecuado el espacio público, hemos incorporado costumbres que hacen al cuidado individual, hemos lanzado una campaña fuerte de testeos, una campaña de vacunación, y además aprendimos con la experiencia”.

La experiencia es muy valiosa, no debemos olvidar que en contra, tenemos el cansancio de tanto tiempo trascurrido con nuestras cotidianas costumbres alejadas de nuestras vidas. Pero son cuestiones que debemos elaborar desde el interior de cada individuo. No relajarnos, por el contrario, fortalecer la actitud. No queda otra. Si bien las vacunas, llegaron tarde, en dosis reducidas, todavía hay tiempo de aplicarlas y lograr la inmunización necesaria para vencer al virus. Pero, la lucha no acaba allí, como toda batalla, hay que emplear distintas estrategias. Horacio las relata puntualmente: “Nuestra estrategia sanitaria tiene cuatro pilares. Primero, el fortalecimiento del sistema de salud. Durante el año pasado sumamos camas en todos los niveles de atención, incorporamos más de 6.000 trabajadores al sistema de salud, compramos ambulancias, incorporamos todos los insumos y construimos 22 Unidades Febriles de Urgencia”.

En el tema de la disponibilidad de plazas, principalmente en las unidades de terapias intensivas, hay un nivel alto de ocupación por enfermedades no-COVID. Cuando aflojó la cantidad de casos, muchas personas aprovecharon para actualizar temas pendientes. En este momento, debemos volver a priorizar la internación de infectados por el virus: “Hoy tomamos la decisión de reprogramar aquellas intervenciones que no son urgentes para poder contar con la mayor cantidad de camas posibles destinadas a los pacientes de coronavirus”.

La segunda pata de las estrategias tiene que ver con una herramienta fundamental. Nos referimos a los testeos. Nunca son suficientes. Cuando se aumentaron los testeos, creció de golpe el nivel de contagios. Eso significa que siempre quedan positivos sin diagnóstico, los que evidencien síntomas pueden ser detectados. Los asintomáticos, no. Siguen circulando y contagiando. Así es muy difícil cortar la cadena de contagios: “El segundo pilar es nuestra estrategia de rastreo, testeo, aislamiento y seguimiento de contactos estrechos. Hoy, en la Ciudad, nosotros testeamos a todos los que tienen síntomas y a todos aquellos que tuvieron contacto estrecho o son convivientes de alguien contagiado. Además, seguimos testeando al personal de la salud, a todo el sistema educativo cada dos semanas. Testeamos a todos los turistas que se fueron de viaje durante más de 4 días a más de 150 kilómetros. Y ahora vamos a aumentar aún más los testeos”.

Desde aquí los apoyamos por ese criterio. En la actualidad, se realizan unos 15.000 testeos diarios en la ciudad y suman un total de 3 millones a fecha de hoy. El tercero de los pilares es la vacunación. Quizás el más importante y el más difícil de cumplir porque depende del abastecimiento y ese es un tema complicado. Pero, aunque se demore más de lo aconsejado, se van cumpliendo etapas. La Ciudad cuenta con 300 puestos de vacunación perfectamente equipados y con 2.000 personas entrenadas para la mejor atención de los ciudadanos: “Ya vacunamos a todos los mayores de 80 que se empadronaron, y si nos cumplen con la entrega de vacunas que está comprometida, tenemos capacidad para vacunar de acá al fin de la semana que viene a todos los mayores de 70 que se han registrado”.

El cuarto pilar, en que se basa este compromiso que tomamos entre todos, para ganarle al virus, nos toca a nosotros. La responsabilidad de cada una de las personas que viven, trabajan o estudian en esta gran urbe. Seguir cuidándonos para nuestro bien y el de los demás. Cada uno, con su granito de arena, contribuye para logar el gran objetivo. Sobre el final, Rodríguez Larreta nombró un objetivo que es primordial y que debería ser más profundamente analizado. Se refirió a priorizar el bienestar integral. Que incluye además de la prioridad sanitaria otros factores que son parte complementaria de la sanidad del cuerpo. Hablamos de la educación, el trabajo, la actividad física y recreativa. Por ahí pasa el equilibrio que se debe alcanzar.

Por Francisco Grillo

 

Related posts

La Ciudad, aperturas con la situación sanitaria estable  

Francisco Grillo

La Ciudad propone un proyecto de ley para el desarrollo de la Economía Popular y Social   

Francisco Grillo

Se aprobó la colocación de una placa del Diego en Segurola y Habana

Francisco Grillo

Leave a Comment

WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder sus preguntas. ¡Pregúntenos cualquier cosa!
Hola cualquier consulta estamos para ayudarte