Educación

La vuelta a clases en la Ciudad está definida y acordada con Nación

El lunes 8, lo definieron entre Larreta, Trotta y Acuña. Llegaron a acordar con las medidas adoptadas desde los protocolos recomendados y el plan elaborado por Ciudad que contempla todos los aspectos imprescindibles para la seguridad de las personas involucradas.

 A toda esta información, surgida en esa conferencia, se le sumó todo lo declarada por Rodríguez Larreta, en la del 11 de febrero, para anunciar el comienzo del ciclo lectivo 2021. Allí detalla minuciosamente y en profundidad todas las precauciones tomadas para que el regreso a las aulas se realice brindando todas las condiciones de seguridad. Tanto para los docentes y el personal que trabaja en las escuelas, como para los alumnos. Se reconoce que es un tema sensible y delicado. Por esa razón se han extremado los cuidados. Cuando explicaba los detalles del protocolo, Larreta manifestó: “Las familias van a recibir entre hoy y mañana todos los detalles de horarios y organización para la vuelta a clases”. Por su parte, Soledad Acuña, la ministra de Salud de la ciudad de Buenos Aires, dijo:En ningún caso se corre riesgo de no comenzar las clases”. En relación a preguntas formuladas por el periodismo, sobre la posibilidad que resulten positivos, algunos docentes, en los testeos que comenzaron a realizarse esta semana. Aclaró que hasta ayer, por el miércoles 10, solamente dieron positivo 15 docentes, un 0,5% del total controlado hasta entonces.

Después de la reunión del lunes, los ministros Trotta y Acuña, dialogaron con la prensa y se prestaron a comentar lo decidido y acordado en esa reunión, confirmando que las clases z el 17 de febrero en la Ciudad. Trotta manifestó el concepto del gobierno respecto a todos los distritos, ya que se encuentra manteniendo este tipo de reuniones en todo el país: “La voluntad del Gobierno nacional de encarar el desafío de manera mancomunada con todas las jurisdicciones”. Luego se refirió al proceso de vacunación para los docentes en todo el teritorio: “El Gobierno dispuso que los docentes son grupo priorizado para acceder a la vacuna del Covid 19, uno de los cinco grupos, y ese proceso incluye un orden de aplicación. Primero, docentes de la educación inicial y especial y luego poder seguir cubriendo el millón 400 mil docentes y no docentes“.

Consultada Acuña sobre el encuentro del que formó parte, respondió: “Para nosotros esta reunión ratifica la decisión de comenzar las clases presenciales el 17 de febrero en la Ciudad“. Sobre cómo se manejará el tema del transporte sostuvo: “La mayoría de las familias de la comunidad educativa se trasladan de forma particular o caminando al colegio. El porcentaje que usa transporte público es de 30% de primaria y 40% en secundaria. Tendrán prioridad en el uso del transporte público los docentes, familias y niños que vayan a la escuela; aumentar la cantidad de frecuencia en líneas interurbanas y fomentar el uso de la bicicleta”. Resulta alentador que después de haber estado confrontados hayan arribado a decisiones compartidas. Es la única manera de gestionar. Los ciudadanos no necesitamos rivales en una riña por intereses partidarios. Nuestro objetivo es que solucionen los graves problemas por los que transitamos. Por eso nos alegra que tiren del carro juntos. Para que podamos avanzar.

Trotta lo dice con sus palabras: “Conversamos con el jefe de Gobierno y con la ministra de Educación en algo que permita la construcción de una agenda y la consolidación de un sistema educativo democratizante y federal“. La ministra Acuña comentó que, en el plan educativo, que denominó como “nueva escuela”, fue elaborado por un equipo multitudinario integrado por diversos sectores especializados a la educación y la salud y la participación, con sus opiniones de 2000 familias: “Esta reunión ratifica la vocación mutua de comenzar las clases de forma presencial; es parte de un proceso participativo amplio que venimos llevando adelante desde hace meses. Hay nuevas formas de enseñar y de aprender, y claramente debe ser una escuela mucho más flexible para adecuarse a las distintas situaciones epidemiológicas”.

Por otro lado, algunos gremios de docentes continúan con declaraciones por los medios y redes, quejándose de algunos temas como ventilación, infraestructura, falta de elementos de higiene, etc. Si estas carencias fueran ciertas, es necesario que se solucionen. La seguridad es vital para que el regreso a las aulas sea un avance y no, un retroceso. La frase de Trotta lo define: “Es fundamental aunar el esfuerzo con cada una de las jurisdicciones en el marco de lo que ha sido un proceso de aprendizaje institucional en la realidad de la pandemia, el desafío de recuperar una presencialidad cuidada como principio organizador de nuestro sistema educativo“.

Todo esto no quiere decir que no se reaccione ante la posibilidad de aumentos de casos en las escuelas o en el distrito. En ese sentido la opinión de Acuña es la siguiente: “Vamos a priorizar el cuidado, pero las escuelas tienen que ser las últimas en cerrarse. Se trabajará en base a modelos de flexibilidad donde es probable que, ante un brote en un curso, se pueda aislar de forma temporal a ese grupo. Esto vimos que es algo que pasó en los países del hemisferio norte; sabemos que nos puede pasar y tenemos que estar preparados para este escenario sin asustarnos“. En la presentación del protocolo, realizada por Rodríguez Larreta, apoyó los conceptos de Acuña respecto a la diferencia que nos vamos a encontrar con estas modificaciones al manejo de la escolaridad. No será la misma escuela de marzo del 2020. Se adaptó con la mejor voluntad y la elaboración de los mejores especialistas en estos temas.

Lo que nos espera es avanzar y cambiar si es necesario, así lo expresa Larreta: “El 2020 fue muy difícil para toda la comunidad educativa. La virtualidad y la pantalla no es lo mismo. Sociabilizar con sus compañeros es irreproducible. Y desde el punto de vista del aprendizaje. También es importante en términos de equidad. Las aulas vacías aumentan la deserción escolar. También por el bienestar de los chicos. Y por la posibilidad de volver a ordenar la dinámica familiar”.                                                                                       

El protocolo en detalle:

El ingreso a las escuelas va a ser escalonado cada 10 minutos y las burbujas van a ser el grado, sala, curso o año.

El mobiliario de la escuela estará distribuido para asegurar una distancia social mínima de 1,5 metros entre docentes y entre alumnos.

Al ingresar a los establecimientos, se les va a tomar la temperatura a todos los chicos y van a limpiarse las manos con alcohol en gel.

El tapabocas va a ser obligatorio desde sala de cinco en adelante y los docentes contarán con máscaras de acetato. Las puertas y ventanas de los salones permanecerán abiertas durante toda la jornada.

Los recreos no van a dejar de existir, pero la idea es que no haya contacto entre las distintas burbujas. Pueden ser en horarios escalonados o en diferentes espacios, ejemplificó el jefe de Gobierno porteño.

Algunas actividades, como las clases de educación física y de música, van a tener su protocolo específico.

Por ahora quedan suspendidos los grandes actos, incluido el de inicio de clases.

Centros de testeos para docentes en: La Usina del Arte, Costa Salguero y Comuna 7.

Por Francisco Grillo

Related posts

Unicef Argentina: “Estamos frente a un escenario cambiante, que requiere flexibilidad y adaptación”

Francisco Grillo

El Gobierno Nacional presentó el Plan Federal Educativo Juana Manso

Francisco Grillo

La vuelta al cole presencial en la Ciudad    

Francisco Grillo

Leave a Comment

WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder sus preguntas. ¡Pregúntenos cualquier cosa!
Hola cualquier consulta estamos para ayudarte