Sociedad

Fiestas para imaginar un mundo mejor

La llegada de las fiestas de Navidad y Año Nuevo, cada año que pasa nos coloca en el momento de la reflexión. Es como un capítulo que se cierra y se abre uno nuevo. Por lo general, es el momento de realizar el balance personal. En el caso de este año, la pandemia nos ha dejado atrás un recorrido muy complicado. Nos cambió nuestros hábitos cotidianos y de relación con la sociedad.

No es el mismo conflicto que nos acuciaba en otros momentos. Los hechos a los cuales nos ha expuesto el COVID-19 nos hicieron tambalear. Nos provocaron situaciones no deseadas y nos obligó a sostener conductas de sumo cuidado y prevención. En muchos casos, fue necesario, dejar de trabajar. O, por lo menos grave, hacerlo cambiando modalidades, horarios y lugares de trabajo. Las relaciones familiares y de amistad se alteraron. Más allá que los afectos siguen siendo los mismos, la forma de demostrarlo se trastocó del contacto cercano al distanciamiento. Los besos y los abrazos se convirtieron en enemigos de la salud y de la vida. Es la nueva normalidad ante la aparición de un virus que nos amenaza en todas partes. De manera invisible, solapada, está al acecho de cualquier descuido. Cuando menos lo imaginamos, nos ataca sin piedad.

El hecho real y la conclusión arribada, después de los nueve meses de existencia, nos muestra que el enemigo invisible está con nosotros, camina a nuestro lado y lo encontramos en el lugar más inesperado. Por eso, pongamos atención. Tenemos que estar siempre alertas. En guardia para defendernos con las armas que contamos hasta que aparezca la vacuna salvadora y nos demuestre que su eficacia. Solo nos quedan los cuidados recomendados por los expertos. Distanciamiento, barbijo, limpieza de manos y todo lo que tenga contacto con personas y cosas.

Pero, cuando brindemos, debemos hacerlo con la esperanza de que en algún momento nos espera un futuro mejor. Seguiremos con las prevenciones, pero tenemos que ser positivos en pensar que si llegamos hasta aquí es porque sobrevivimos al acecho de la enfermedad. Celebremos estar vivos. A pesar de lamentar con mucho dolor la pérdida de algunos afectos. Debemos seguir mirando para adelante. Siempre habrá lazos con familiares y amigos con los cuales debemos seguir compartiendo la vida. También acompañarlos porque lo necesitan.

El mundo sigue dando vueltas y nosotros en él. Debemos continuar y crear nuevas expectativas. Como imaginaba John Lennon: “Imagina que no hay países, no es difícil hacerlo. Nada por lo cual matar o morir, y tampoco ninguna religión. Imagina a toda la gente, viviendo la vida en paz. Quizás digas que soy un soñador, pero no soy el único. Imagina que no hay posesiones. No hay necesidad de codicia ni hambre, una hermandad humana. Imagina a toda la gente, compartiendo todo el mundo. Y el mundo será uno solo”. Tomamos algunas de las frases de Lennon con el enfoque de proyectar un mundo mejor para lo que siga, de acá en adelante, para nuestras vidas, de esta forma o de alguna mejor o más adecuada. Siempre con la ilusión de crecer y no dejar de amar y convivir con la humanidad.

Por Francisco Grillo

 

Related posts

Los reclamos de excarcelaciones generan disputas en el poder y la oposición

Francisco Grillo

El Castillo de Sandro: Un mega emprendimiento cultural para conocer y disfrutar

Francisco Grillo

“Boedo, otra mirada”, un programa radial que se las trae

Francisco Grillo

Leave a Comment

WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder sus preguntas. ¡Pregúntenos cualquier cosa!
Hola cualquier consulta estamos para ayudarte