27 septiembre, 2022
Sociedad

Los reclamos de excarcelaciones generan disputas en el poder y la oposición

El coronavirus en la cárcel de Villa Devoto. A partir del viernes 24 de abril, cuando un grupo de cuarenta presos del  Módulo 1 del Penal Federal de Villa Devoto se amotinaron, a la mañana de ese día, decidieron subir hasta los techos exigiendo que la Justicia implemente arrestos domiciliarios y excarcelaciones por la pandemia del coronavirus.

Ese fué el comienzo de una movida que se extendió a la casi totalidad de los establecimientos carcelarios. Con las consignas desde los techos del penal que reclamaban:”Nos negamos a morir en la cárcel”. Todo se originó por que se registró un testeo positivo en un agente penitenciario. Lo cual resultó la mecha que generó la reacción de un pequeño grupo de presos que comenzaron a quemar colchones y se extendió a otros módulos como los 2,3,5 y 6.
El Servicio Penitenciario Federal (SPF) informó que, ni bien detectado el virus en el agente infectado se puso en marcha el protocolo sanitario adecuado para esta circunstancia. El personal que mantuvo contacto con el agente afectado fue aislado preventivamente y se les realizaran todos los estudios correspondientes. Se desinfectaron los lugares donde se desempeñaba el agente y fueron extremados los controles médicos a los detenidos alojados en ese sector. Los presos reclamaban a los gritos: “Nos negamos a morir en la cárcel.
Hay casos confirmados de coronavirus, varios sospechosos y no recibimos ningún tipo de insumos de protección, no queremos morir en la cárcel”. Exigían la presencia de un juez y los medios de prensa desde la primera hora del inicio de las acciones. Las autoridades del penal manifestaron que esperan que se calme la situación para iniciar el diálogo. Pero admiten que no está en ellos la resolución del tema en cuanto a las exigencias. Eso corresponde a la Justicia. Ese día se acordó con los amotinados la realización de un encuentro de dialogo entre los presos y funcionarios del Ministerio de Justicia y así se fueron calmando los ánimos para tratar de resolver los conflictos escuchando los reclamos y buscar solucionarlos. Trascendieron muchas versiones de cómo se fue gestan do este motín hay una declaración de un recluso en los medios que dice: “Se les gana la reja para generar que estén intranquilos durante el fin de semana. Así, los vamos a obligar a que se instale la mesa diálogo. Después, vamos a hacer un grupo para plantear lo que piden las entidades defensoras de los derechos humanos, que se haga una lista con gente que tenga enfermedades y que se vayan, realmente. Hasta ahora se fue poca gente. En todas las cárceles del país están esperando que Devoto ponga primera”. Desde esas palabras surge la idea que no es una manifestación espontánea en Devoto, sino que corresponde a una estrategia para conseguir presiones domiciliarias y en algunos casos, libertades en todas las cárceles del país. Aalgunos tiran cifras de que alcanzaría a 6.000 los detendidos que, por distintas razones, saldrían liberados. A raíz de estos acontecimientos, se registran todo tipo de declaraciones dentro del mismo poder oficialista del gobierno como de los partidos opositores, Unos apoyando y otros criticando escandalizados la liberación de tantos lpresos.El sábado se llevaron a cabo largas negociaciones entre funcionarios del ministerio de Justicia y dos integrantes de la Cámara de Casación Penal Federal con un grupo de presos entre el que se encontraba el tristemente célebre Guillermo Antonio Álvarez, condenado a 25 años de prisión en 1998. “El concheto” integraba la banda “los nenes bien” que operaba en la zona norte de la provincia de Buenos Aires y cometió 4 cuatro asesinatos. Finalmente, los reclusos consiguieron que se aceptaran, en un principio sus exigencias que incluirían a todos los penales federales y llegaron a un acuerdo para un cuarto intermedio hasta el jeves 30 cuando volverán a reunirse. Mientras tanto, la comisión que se ocupa del tema, de la cual no toman parte los jueces, evaluará los expedientes de los internos que podrían integrar el grupo de beneficiados con la excarcelación con detención domiciliaria para los grupos de riesgo que comprende a los mayores de 60 años o que padezcan enfermedades crónicas y la libertad anticipada o salidas temporales para aquellos que tengan prisiones preventivas y resulten excedidos en los plazos de detención. También serán considerados los extranjeros que reinan los requisitos para ser expulsados y las mujeres embarazadas o con niños. Vale la pena consignar que aparecieron los casos de dos internos del penal de Devoto, que estarían contagiados con el coronavirus. Uno de ellos alojado en el módulo 2, pabellón 6, que fue el que cayó desde 15 metros de altura cuando lo estaban subiendo hacia el techo. Por esa razón fue trasladado al hospital Fernández y según los dichos de su mujer, allí se contagió el virus. El otro infectado estaba en el módulo 2 pabellón 7, fue liberado el jueves y se encuentra internado en el hospital Vélez Sarsfield. El domingo circulaba un rumor sobre la posibilidad que, para descomprimir la alta concentración de internos en Devoto, una parte de ellos, los que ocupan los pabellones de ingreso, sean trasladados al Complejo 1 de Ezeiza.

Por Francisco Grillo

Related posts

Lanzaron el programa “Crear”, ideado para el desarrollo de videojuegos en la Argentina

Francisco Grillo

“Boedo, otra mirada”, un programa radial que se las trae

Francisco Grillo

Marina Bussio: “Caballito querido”

Francisco Grillo
WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder sus preguntas. ¡Pregúntenos cualquier cosa!
Hola cualquier consulta estamos para ayudarte